BFC ha iniciado un proyecto de investigación industrial cuyo objetivo es optimizar el balance y la eficiencia energética de una microrred aplicada a edificios de oficinas, basada en energías renovables (EERR) y en hidrógeno (H2) como tecnología de almacenamiento energético. Para ello, se experimentará con una microrred alimentada por un emulador de generación de energía renovable, un sistema de almacenamiento energético basado en el ciclo del hidrógeno y un emulador de cargas para simular los consumos de una oficina. Para la realización del proyecto la empresa cuenta con el apoyo del Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2)

El proyecto ha sido cofinanciado por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (IE14-057).